El mal uso de los antibióticos

El uso de los antibióticos es uno de los mayores logros de la historia de la medicina, sin embargo las resistencias de las bacterias a los antibióticos  son hoy un problema de salud.  Por ello la Agencia del medicamento ha diseñado y presentado una campaña para el uso prudente de los antibióticos que ha denominado “Antibióticos tómatelos en serio”.

¿Que son las resistencias?

La resistencia de las bacterias es la capacidad que tienen estos gérmenes para protegerse de los antibióticos con los que pretendemos eliminarlas dando lugar a que si no mueren se hacen resistentes. En nuestro entorno ya hay bacterias resistentes a casi todos los antibióticos conocidos y que causan la muerte a más de 25.000 pacientes año en la UE, 2800 de ellos en España.

¿Cómo aparecen las resistencias?

Las resistencias son el resultado del mal uso de los antibióticos y aparecen cuando el contacto  del antibiótico con la
bacteria es insuficiente en dosis o tiempo. Es por tanto imprescindible cumplir la posología y duración del tratamiento.

¿Cuál es el verdadero problema de las resistencias y porque nos deben preocupar?

Cada vez es mayor el número de bacterias resistentes a los antibióticos y cada vez más complicado tratar las infecciones, heridas y lesiones  pudiendo llegar  a agravarse e incluso producirse la muerte. Necesitamos tener un arsenal de antibióticos útiles.

¿Es verdad que si decidimos tomarlo sin consultar al médico el problema  es nuestro y todo lo más, no nos curaremos?

Esto no es del todo cierto. Cuando un paciente no usa el antibiótico correctamente hay unos riesgos personales pero además se  pone en riesgo a toda la comunidad pues se fomenta la creación de bacterias resistentes y acarrea problemas de salud a otras personas.

Consejos para el uso prudente de los antibióticos

En caso de sospechar una infección se debe acudir siempre al médico.

Enfermedades como la gripe y ciertas infecciones de garganta son producidas por virus y el uso de los  antibióticos no es eficaz para tratarlas.

Es especialmente importante cumplir el tratamiento completo con su dosis correspondiente, aunque se mejore antes. Si se interrumpe el tratamiento se corre el riesgo de que la bacteria vuelva a crecer y a multiplicarse, produciendo así una infección aún más grave.

La duración del tratamiento vendrá especificada en la receta médica.

Los antibióticos son generalmente fármacos seguros, aunque, como todo medicamento pueden producir reacciones adversas. La alergia es uno de los efectos adversos más conocidos.

Otros efectos adversos se producen por la destrucción, además de las bacterias patógenas, de bacterias beneficiosas que se encuentran formando parte de la flora intestinal. Esto puede ocasionar dolor de estómago, diarrea, infecciones vaginales y otros problemas. Para ello es necesario tomar sustancias que equilibren nuestra flora intestinal.

No usar antibióticos que nos hayan quedado de anteriores tratamientos.

Finalmente y muy importante, siempre  la demanda de un antibiótico en la Oficina de Farmacia se debe de hacer con la correspondiente receta médica o bien si es para un animal, por parte de un veterinario.

 

Félix García-Lozano Garzás

Farmacéutico Comunitario

Ciudad Real

Please follow and like us:

¿QUÉ SIGNIFICAN LOS SÍMBOLOS DEL CARTONAJE DE LOS MEDICAMENTOS?

En los envases de medicamentos podemos encontrar diferentes símbolos que proporcionan información útil, y cuyo conocimiento es importante para llevar a cabo una administración de los mismos de forma segura y un uso correcto tanto por parte del paciente como del profesional sanitario.

Estos símbolos se sitúan en un lugar bien visible del embalaje exterior, de modo que se garantice su máxima legibilidad:

Existe una variante en forma de círculos, que aportan información relativa al tipo de medicamento y a sus condiciones de dispensación, y se sitúan en el ángulo superior derecho de las dos caras principales del embalaje.

También podemos encontrar símbolos que se refieren de manera específica a la conservación:

  • El asterisco indica que debe conservarse en frigorífico porque es un medicamento termolábil (puede alterarse con el calor) y su temperatura de conservación debe estar comprendida entre 2 y 8º C.
  • El periodo de validez de un medicamento es el comprendido entre su fecha de fabricación y su fecha de caducidad, que es aquella a partir de la cual el medicamento no se puede utilizar. Para todos los medicamentos de uso humano se establece un periodo de validez máximo de 5 años desde su fabricación. Si en el cartonaje aparece un símbolo similar a un diábolo o reloj de arena (dos triángulos unidos verticalmente), quiere decir que su caducidad es inferior a esos cinco años. Los colirios y pomadas para los ojos tienen una vida útil de 20 días una vez abierto el envase, aunque no se haya sobrepasado su fecha de caducidad.

Todos los envases de medicamentos comercializados en España a través de las oficinas de farmacia llevan incorporado el Símbolo SIGRE (Sistema Integrado de Gestión de Residuos de Envases) para indicar que el producto se encuentra adherido a este sistema integrado de gestión. El Símbolo SIGRE  se encuentra autorizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Con su inclusión en el etiquetado, los laboratorios farmacéuticos dan pleno cumplimiento tanto a la normativa medioambiental como a la sanitaria. De esta forma se garantiza que estos residuos recibirán el tratamiento medioambiental adecuado, evitando que puedan dañar nuestro entorno. Para ello, es imprescindible utilizar los medicamentos de forma responsable y eliminarlos cuando ya no sean necesarios. Por tanto, los envases vacíos y los restos de medicamentos que ya no sean necesarios o que hayan caducado deben depositarse en el Punto SIGRE de la farmacia.

Además, hay un conjunto de siglas ubicadas junto al código nacional, o bien, en el cupón precinto, que igualmente hacen referencia al tipo de medicamento, condiciones de dispensación del mismo o financiación:

  • ECM:siglas correspondientes a “Fármacos de Especial Control Médico”. Se trata de medicamentos prescritos por médicos especialistas que requieren de validación sanitaria por sus posibles efectos adversos y se dispensan en oficinas de farmacia con receta médica y visado de inspección.
  • H:siglas de “Medicamento de diagnóstico hospitalario”. Son todos aquellos medicamentos cuya administración y dispensación se realiza dentro del ámbito hospitalario.
  • EFP: significa “Especialidad Farmacéutica Publicitaria”, y en ella se engloban todos los medicamentos que no necesitan de prescripción médica y no son financiados por la seguridad social. Reciben este nombre porque permiten publicitarse al consumidor.
  • DH: medicamentos indicados en patologías que se diagnostican en un medio hospitalario o institución con medios adecuados de diagnóstico. Por ello el diagnóstico y la indicación ha de ser realizada por un médico adscrito a un servicio hospitalario, aunque su administración y seguimiento puedan realizarse fuera del hospital (con receta médica y visado de inspección).
  • TLD:significa “Tratamiento de Larga Duración” y hace mención a aquellos medicamentos cuya dispensación se repite a lo largo del tiempo (enfermedades crónicas).
  • MTP:“Medicamento Tradicional a base de Plantas”.
  • EFG: “Especialidad Farmacéutica Genérica”
  • EQ: “Especialidad Bioequivalente”.
  • EXO: Excluido de la Oferta del Sistema Nacional de Salud.

Con respecto al cupón precinto, también podemos encontrar una serie de siglas y símbolos que es conveniente identificar:

En resumen, la importancia del embalaje de un medicamento reside en que, además de proteger su contenido de agentes externos y facilitar su manipulación, nos proporciona, mediante una serie de símbolos y siglas, la información necesaria para facilitar su adecuada conservación y dispensación, garantizando  así un uso correcto y responsable del mismo.

Sagrario Muñoz Gómez-Pimpollo

Farmacéutica

Puerto-Lápice

Please follow and like us: