La importancia de la formulación magistral

Todo el mundo hemos oído hablar alguna vez de la formulación magistral. Algunos encuentran el término misterioso y exotérico, casi relacionado con la alquimia,  mientras que para otros es simplemente una actividad pasada de moda que realizaban los boticarios de siglos anteriores en sus boticas.

Aunque es verdad que la formulación magistral constituye una de las actividades más representativas del origen de la profesión farmacéutica, se ha ido adaptando a lo largo de los años, conservando una extraordinaria importancia y significado en la farmacia actual

¿Qué es una fórmula magistral?

Una fórmula magistral es un Medicamento destinado a un paciente concreto, preparado por el farmacéutico o bajo su dirección, para cumplimentar exactamente una prescripción médica, en la que se han detallado todas las sustancias medicinales que incluye. Estará elaborada por un farmacéutico, y se dispensará con la debida información al usuario

¿Por qué se prescriben  las fórmulas Magistrales?

La formulación magistral es una actividad de gran utilidad en el campo de la farmacoterapia, sobre todo para la resolución de problemas individuales.

Gracias a la formulación magistral se pueden  preparar medicamentos destinados a un paciente concreto que no puede ser tratado con una especialidad farmacéutica por distintas razones:

  • Que no esté comercializada la dosis del principio activo que necesita el paciente, algo muy frecuente en pediatría
  • Que la forma de administración requerida no esté disponible
  • Que se necesite combinar dos principios activos
  • Que haya desabastecimiento de un medicamento.

También es muy frecuente actualmente  el caso de pacientes que necesitan una formulación especial por: alergia, intolerancias alimentarias (sin almidón de trigo o lactosa), diabetes (sin sacarosa), pieles atópicas (sin parabenos), sensibilidad química, etc.

¿Quién puede elaborar una fórmula magistral?

Las fórmulas magistrales solo pueden ser elaboradas por un farmacéutico o por un técnico especializado y cualificado bajo la supervisión de un farmacéutico.

Se pueden elaborar tanto en servicios de farmacia como en oficinas de farmacia legalmente establecidas. Los laboratorios donde se elaboran las fórmulas magistrales deben cumplir una serie de requisitos que son controlados por los servicios de inspección sanitarios. Los farmacéuticos elaboradores trabajan con guías y protocolos normalizados y están obligados a guardar toda la documentación que manejan para poder realizar un seguimiento en caso de que se produjera alguna incidencia

¿Nos podemos fiar de como se ha elaborado una fórmula magistral?

Las fórmulas magistrales son medicamentos, por lo tanto, tienen un control de calidad de materias primas, elaboración, conservación y distribución como cualquier especialidad farmacéutica. Además se les exige las mismas garantías de seguridad y eficacia.

El Real Decreto 175/2001, establece las normas que se deben respetar en la elaboración de cualquier fórmula magistral o preparado oficinal, y describen las condiciones mínimas que debe reunir el personal, los locales, el utillaje, la documentación, los materiales, la elaboración, el control de calidad y la dispensación de la formulación magistral. Estas normas se conocen como Normas de Correcta Fabricación (NCF) o Good Manufacturing Practices (GMP).

Para concluir

Las fórmulas magistrales son medicamentos hechos a medida del paciente, elaborados por un farmacéutico según las normas de calidad que establece la ley y que cubren un vacío importante que no cubre la industria, sobre todo en el campo de la farmacoterapia infantil.

 

Sagrario Pérez de Agreda Galiano

Farmacéutico CIM

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real

Please follow and like us: