UN CELIAC@ EN LA FAMILIA

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celiaca se define con una intolerancia a las proteínas del gluten, presente en el trigo, la cebada, el centeno, avena, y espelta entre otros. Esta intolerancia va a producir que el organismo del celíaco reaccione y se produzca la atrofia de la mucosa del intestino.

¿Cómo se diagnostica? ¿Sintomatología, síntomas y signos? Tratamiento.

Para diagnosticar la celiaquía es necesario un examen clínico muy cuidadoso junto con un análisis de sangre, con distintos marcadores y anticuerpos específicos de la enfermedad. Es probable que también sea necesaria una biopsia intestinal. La sintomatología es muy diversa y engloba falta de apetito, anemia, dolor abdominal, talla baja, dolores óseos, etc. no todos los síntomas han de aparecer ni tampoco todos de manera simultánea, lo que en ocasiones dificulta el diagnóstico, se estima que el 1% de la población europea es celíaca. El único tratamiento para la enfermedad celíaca es la dieta exenta de gluten de por vida.

Convivir con un celíac@

Cuando hay un celíaco en casa, toda la familia ha de adaptarse. Principalmente el celíaco, es de vital importancia que conozca que puede y no puede comer, qué reconozca la infografía “libre de gluten” (FACE). Este proceso, puede inicialmente resultar complejo, dado, aunque SOLO el celíaco ha de seguir la dieta exenta de gluten existen ciertas costumbres arraigadas que ha de interiorizar todas las personas que:

  • Convivan: vivir con un celíaco implica que hay que ser cauteloso, hay que evitar la contaminación cruzada, junto con las medidas que tomemos a la hora de cocinar y comprar, hemos de evitar, por ejemplo: dejar migas de pan o galletas en el sofá o sobre la mesa, lavarnos las manos para manipular su comida, no “mojar” salsas, apoyar los cubiertos en platos con gluten a la hora de servir la comida, también en función de la edad del celíaco dejar a su alcance productos con gluten, etc.
  • Cocinen: utilizar aceite limpio (libre de gluten) para freír, utilizar paneras, no mojar salsas con pan o biscotes, limpiar escrupulosamente utensilios y cubiertos, tablas de cortar, no hornear simultáneamente comida con y sin gluten, etc. sobre todo en hornos de convección, etc. de nuevo evitar la contaminación cruzada.
  • Compren: la persona responsable de la “compra” ha de tener un dominio absoluto de los productos libres de gluten, de aquellos cuyo etiquetado ha de mirar cuidadosamente (embutidos, patés, conservas, etc.). Así como, pongamos como ejemplo que existen embutidos con y sin gluten ha se observarse que no se trinchen con el mismo aparato o este se limpie cuidadosamente, para evitar la contaminación cruzada.
  • Alimentos sin Gluten Alimentos con Gluten Alimentos con Precaución
    • Leche y lácteos, yogures naturales, nata
    • Carnes y vísceras frescas
    • Pescados frescos y congelados
    • Huevos
    • Verduras
    • Hortalizas, frutas y tubérculos
    • Arroz, maíz y tapioca
    • Azúcar y miel
    • Aceites y mantequillas
    • Café en grano o molido, infusiones y refrescos
    • Vinos y bebidas espumosas
    • Frutos secos y crudos
    • Sal, vinagre de vino, especias en rama y grano y especias naturales
    • Pan, harinas de trigo, cebada, centeno, avena o triticale
    • Productos manufacturados que contengas harinas y proteínas
    • Bollería, pasteles, tartas, galletas, bizcochos, productos de pastelería
    • Pastas (macarrones, espaguetis, tallarines)
    • Bebidas malteadas, destiladas o fermentadas: cerveza, licores, etc…
    • Embutidos
    • Productos de charcutería
    • Yogures de sabores y con trozos de frutas
    • Quesos fundidos, en porciones, sabores
    • Patés y conservas de carne
    • Conservas de pescado en salsa
    • Caramelos y gominolas
    • Bebidas de máquina y sucedáneos
    • Helados
    • Frutos secos envasados
    • Colorante alimentario

Hay que tener en cuenta que cuándo el diagnóstico es a un adulto el proceso de adaptación de la dieta resulta complicado dado que dejar de consumir productos a los que se ha estado habituado y han de ser completamente excluidos, hay que reeducar la alimentación. En el diagnóstico pediátrico puede resultar más complejo el niñ@ ha de aprender a reconocer y distinguir los alimentos prohibidos, permitidos y aquellos por lo que ha de preguntar.

Bibliografía y enlaces de interés

Blanca Suárez Luque

Farmacéutica.

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real

Please follow and like us: