Colesterol bueno, colesterol malo

Cuando oímos hablar de colesterol normalmente nos vienen a la cabeza ideas relacionadas con algo malo y tenemos que saber que no siempre es así. El colesterol es una sustancia grasa imprescindible para el buen funcionamiento de nuestras células y nuestro organismo. Sirve por ejemplo para que nuestro cuerpo pueda sintetizar algunas hormonas, como las sexuales y tiroideas, o  para la formación de vitamina D, entre otras cosas.

Parte del colesterol presente en la sangre lo genera nuestro propio cuerpo y otra parte lo ingerimos con los alimentos que consumimos.

Cuando nos hacen una analítica sanguínea vamos a obtener tres cifras de colesterol diferentes:

  • Colesterol HDL (lipoproteína de alta densidad) o “colesterol bueno”: transporta el colesterol desde todo nuestro organismo hasta el hígado para su eliminación. Conviene tenerlo por encima de 35 mg/dl en el hombre y 40 mg/dl en la mujer.
  • Colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad) o “colesterol malo”: cuando está elevado provoca que el colesterol se deposite en las arterias, por lo que es conveniente que se encuentre por debajo de 100 mg/dl.
  • Colesterol total: sería la suma de los dos anteriores. Es conveniente mantenerlo por debajo de 200 mg/dl, pero siempre viendo cómo contribuyen los dos anteriores. Porque podría pasar que tuviésemos el total por encima de 200 mg/dl y que sea porque tenemos elevado el “colesterol bueno”.

El problema viene cuando el colesterol está por encima de los valores recomendados, sobre todo el LDL, ya que éste se va depositando en los vasos sanguíneos, haciendo que cada vez sean más estrechos y formando lo que llamamos placas de ateroma. La hipercolesterolemia o exceso de colesterol en sangre es uno de los muchos factores de riesgo cardiovascular (FRCV), entre los que podemos encontrar también la obesidad, el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión y el sedentarismo, entre otros.

Las patologías que se relacionan con el exceso de colesterol se caracterizan por ser muy graves, ya que pueden provocar secuelas muy importantes e incluso llevar a la muerte. Las enfermedades más importantes son las siguientes:

  • Trombosis o taponamientos de los vasos sanguíneos, como son las trombosis de los miembros inferiores, el infarto agudo de miocardio (cuando el taponamiento se produce en un vaso del corazón) y los ictus cerebrales (cuando afecta a un vaso del cerebro).
  • Tromboembolismos, que ocurren cuando una placa de ateroma se desprende de su localización, discurre por el torrente sanguíneo y tapona un vaso que se encuentra a distancia. En este grupo encontraríamos, por ejemplo, los tromboembolismos pulmonares y los tromboembolismos cerebrales.

Una de las preguntas que nos hacéis a menudo en el mostrador de la farmacia es qué podemos hacer para disminuir el LDL y aumentar el HDL. Y la respuesta es que podemos hacer bastantes cosas:

  • El primer paso suele ser el que más nos cuesta, que es el cambio de hábitos y llevar una vida más saludable, como hacer ejercicio físico, cambiar el coche por el ir andando, comer menos productos procesados (ricos en azúcar, grasa y sal) y más alimentos frescos, beber alcohol con moderación y, por supuesto, dejar de fumar si somos fumadores. Tenemos que hacer hincapié en que hay que ser constantes y que hay que mantener estos hábitos para siempre.
  • Si haciendo estos cambios no conseguimos disminuirlo, en la farmacia podemos aconsejaros complementos alimenticios que pueden ayudar a disminuirlo, como los elaborados a base de ácidos grasos omega 3, levadura roja de arroz o lecitina de soja por citar algunos ejemplos.
  • Si aún así no conseguimos disminuirlo o tenemos más patología asociada o ya hemos sufrido un evento cardiovascular, será el médico el que decida cuál es el tratamiento más oportuno en cada caso.

 

Laura Quintana Tirado

Farmacéutica Titular

Ciudad Real

Please follow and like us:

La Píldora del Día Después, Preguntas más frecuentes

Desde el año 2009 en España la píldora anticonceptiva de urgencia, más conocida como píldora del día después, se puede adquirir sin receta médica. 

La anticoncepción de urgencia es uno de los temas que está de actualidad, fundamentalmente, por la existencia de mitos y la falta de información y de formación que aún existe, no sólo por parte de la sociedad sino también de los profesionales sanitarios, ¿qué nos puedes contar sobre la Píldora del día después: cuál es el principio activo, cuántas dosis hay que tomar, etc?

En la actualidad, existen dos tipos: levonogestrel y acetato de ulipristal (el nombre de sus componentes). La primera se aprobó como libre disposición en 2009, la segunda en 2015. Con una sola dosis de la píldora del día después (si esta contiene 1,5 mg de levonorgestrel) es suficiente.

La píldora anticonceptiva de urgencia es, precisamente, un método de emergencia y no un método habitual de anticoncepción. “No puede -de ninguna manera- sustituir al preservativo y a otros métodos regulares, pero en caso de accidente, si falla el método habitual, es un recurso”  Además la píldora no previene de las infecciones de transmisión sexual.

¿Cuándo hay que tomarla?

Está indicada para disminuir el riesgo de embarazo cuando ha habido una relación sexual y se ha producido un fallo en el anticonceptivo habitual, por ejemplo, la rotura o la retención del preservativo, el olvido de alguna píldora contraceptiva, la expulsión del diafragma o del DIU coincidiendo con el coito o un mal uso de cualquier otro método.

La píldora del día después debe tomarse cuanto antes tras la relación sexual, pues así es más efectiva. Lo ideal es tomarla en las siguientes 24 horas a la relación sexual. Aunque su efecto se prolonga hasta las 72 horas post-relación sexual sin protección, su eficacia va disminuyendo conforme pasa el tiempo.

Si la pastilla del día después se toma dentro de las primeras 24 horas tras la relación sexual sin protección, evita el embarazo en un 95% de los casos. Si se toma entre las 24 y las 48 horas siguientes, su eficacia es del 85%, y cuando se recurre a ella entre las 48 y las 72 horas, la efectividad cae al 58%.

¿Cómo evita el embarazo la píldora del día después?

La píldora del día después actúa sobre la ovulación, evitándola o retrasándola. También parece alterar el movimiento de los espermatozoides dentro del aparato reproductor femenino. Y está en estudio si a nivel endometrial dificulta la anidación, aunque el efecto más claro es sobre la ovulación, retrasándolo o evitándola.

¿La Píldora se puede considerar abortiva?

En España el principal mecanismo de acción de los dos fármacos es la inhibición o retraso de la ovulación siendo el acetato de ulipristal capaz de producirlo hasta una fase más avanzada del ciclo menstrual que el levonorgestrel cuando la ovulación es más próxima. En el documento publicado por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) en octubre de 2008 se pone de manifiesto que el acetato de ulipristal y levonogestrel no puede impedir la implantación de un huevo fecundado y que no interrumpe el embarazo cualquiera que sea la definición de inicio del mismo.

Referente al acetato de ulipristal en la ficha técnica actualizada el 2 de julio de 2012, en su punto 5.1 “Propiedades farmacodinámicas” se ha eliminado la referencia a un posible efecto causado por alteraciones endometriales quedando como mecanismo de acción principal el ya descrito de inhibición o retraso de la ovulación.

De hecho, si la implantación ya se ha producido, la gestación es inevitable aunque se tome la píldora del día después.

SOBRE LA EFICACIA

¿La Anticoncepción de Urgencia es eficaz al 100%?

La eficacia es alta pero no es eficaz siempre. En el caso del levonogestrel la eficacia disminuye con el tiempo siendo mayor en las primeras 12 horas por lo que es conveniente tomarla lo antes posible y se puede utilizar hasta las 72 horas (aunque hay una cierta eficacia hasta las 120 horas no hay indicación a este respecto en la ficha técnica). La eficacia del acetato de ulipristal es al menos la misma que el levonogestrel en las primeras horas y se mantiene hasta las 120 horas posteriores a la relación de riesgo.

En cualquier caso es preciso insistir en que la eficacia del acetato de ulipristal es inferior a la que proporciona un método anticonceptivo de uso regular.

Se oye mucho acerca de la seguridad de esta píldora,  ¿tiene muchos efectos secundarios?, ¿puede producir un riesgo importante para la salud?

El acetato de ulipristal tiene efectos adversos, los más frecuentes son dolores de cabeza, nauseas, vómitos, cansancio o tensión mamaria. Generalmente son de carácter leve o moderado y remiten espontáneamente. Son similares para los dos fármacos.

No obstante, como hemos repetido, no se puede considerar como “método anticonceptivo habitual”.

SOBRE INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS

¿Se puede tomar acetato de ulipristal si se está tomando otros medicamentos? ¿Disminuye su eficacia?

Algunos fármacos como ciertos antiepilépticos, antirretrovirales, rifanpicina o hipéricos como la hierba de san Juan pueden disminuir la eficacia de los dos fármacos utilizados como anticoncepción de urgencia. En el caso de acetato de ulipristal  también los medicamentos que aumentan el PH gástrico pueden reducir su eficacia por lo que se recomienda separar la administración 12 horas. También puede reducir la acción de los anticonceptivos hormonales por lo que cuando se continua con ellos se recomienda mantener una protección adicional hasta la siguiente menstruación y, por lo mismo, no se recomienda el uso de acetato de ulipristal ni de levonogrestrel con otro anticonceptivo.

¿Qué consideraciones especiales hay que tener?

Por ejemplo en el caso de vomitar, si el vómito se produce antes de que hayan pasado 3 horas desde que se ha tomado, se recomienda repetir la dosis.

Si se está en periodo lactante, ¿Puedo utilizar la anticoncepción de urgencia?

En el caso del levonogestrel no hay restricciones a partir de las tres semanas después del parto recomendándose tomar el comprimido después de dar el pecho y evitar la lactancia durante las 8 horas posteriores.

En el caso de acetato de ulipristal no existen datos específicos. No se recomiendo continuar la lactancia hasta pasadas 36 horas de la toma del fármaco existiendo así mismo un estudio de lactancia planeado.

¿Y protege de las relaciones sexuales que se tengan posteriormente en ese mismo ciclo?

No. Por eso es necesario utilizar un método anticonceptivo posteriormente.

¿Cuándo aparece la siguiente menstruación?

Con ambos fármacos la menstruación aparecerá alrededor de la fecha prevista pudiendo adelantarse o retrasarse unos pocos días, si pasaran más de 7 días desde esa fecha se debe consultar con el médico.

Hay que tener en cuenta que se puede producir un sangrado escaso e irregular en el ciclo en el que se utilizó el tratamiento.

 

Lorena Gómez Belinchón

Farmacéutica.

 

Socuéllamos.

Please follow and like us: