OTITIS EXTERNA U OTITIS DEL NADADOR

El calor ambiental, los baños en la piscina  y la excesiva sudoración hacen del verano la época ideal para que se multipliquen los casos de otitis, sobre todo en las personas más vulnerables: los niños.

Existen distintos tipos de otitis, pero la más frecuente en verano es la otitis externa u otitis del nadador

¿Qué es?

Se trata de una inflamación, irritación o infección de la parte externa del oído y del conducto auditivo externo, generalmente causada por pequeñas lesiones en la piel de dicho conducto

Las causas más comunes de una otitis externa son pequeñas lesiones de la piel del conducto auditivo que facilitan la penetración del agente causante de la infección.

Las otitis bacterianas son las más frecuentes, representando aproximadamente el 80% de los casos, mientras que las causadas por hongos constituyen aproximadamente en el 10- 20% de los casos

Factores que favorecen su aparición

El conducto auditivo externo es una estructura bien protegida y que se limpia a sí misma, pero varios factores, solos o combinados, predisponen a la aparición de la otitis externa. Entre otros podemos citar:

Clima cálido y húmedo

Humedad crónica en el conducto auditivo

Eliminación de la secreción ceruminosa de forma constante.

Enfermedades dermatológicas (dermatitis seborreicas y soriasis)

Traumatismos locales.

Baños frecuentes en piscinas.

¿Cuáles son sus síntomas?

El primer síntoma de una otitis externa es casi siempre un picor intenso seguido de la aparición de un dolor que  irradia hacia la sien y la mandíbula, se intensifica al mínimo contacto y a veces produce insomnio.

El dolor de oído empeora al tragar o si se tira un poco de la oreja hacia detrás o el lóbulo hacia abajo. También se hace más intenso al masticar

En algunos casos puede aparecer fiebre y supuración

¿Cómo se trata?

Generalmente, la otitis externa tiene una evolución benigna. Sin embargo,  es importante tratarla porque pueden presentarse complicaciones sobre todo en niños, personas mayores y pacientes inmunodeprimidos

Un tratamiento eficaz empezará siempre con  la limpieza del conducto auditivo.

El médico puede prescribir gotas con antibióticos para eliminar la infección y corticoides para disminuir la inflamación

Para disminuir el dolor, se pueden tomar analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol. En los casos más graves pueden ser necesarios los antibióticos por vía  oral.

¿Qué podemos hacer para prevenirlas?

Las otitis externas se pueden prevenir si se evita la limpieza extrema de los oídos con bastoncillos u otros instrumentos, o solo se hace cuando sea absolutamente necesario.

La cera del oído transporta las impurezas hacia afuera e impide que las bacterias u hongos se asienten en el conducto auditivo. Una limpieza constante del oído altera esta función y además puede producir pequeñas heridas en  la piel del conducto auditivo  que faciliten la entrada de microorganismos

Es también importante  mantener seco el conducto auditivo. Por eso se recomienda secar bien la parte externa del oído y la entrada del conducto al salir del agua

Reducir el tiempo de inmersión, sobre todo en niños

Usar tapones o gorros de baño

Evitar los baños en aguas potencialmente contaminadas

Sagrario Pérez de Agreda Galiano

Farmacéutica Adjunta del Centro de Información del Medicamento

Colegio Oficial de Farmacéuticos  de Ciudad Real

 

 

 

Please follow and like us:

MAREOS DURANTE LOS VIAJES (CINETOSIS)

Con la llegada del verano, aumenta el número de desplazamientos. Los frecuentes viajes en coche tren o avión hacen que aparezcan los síntomas de la cinetosis o mareo en movimiento.

Se trata de un trastorno muy frecuente que para algunas personas puede ser una pesadilla a la hora de hacer un viaje.

¿Por qué nos mareamos?

Nos mareamos porque los impulsos nerviosos que llegan al cerebro desde las distintas partes del cuerpo son contradictorios.

Para saber si estamos parados o en movimiento, nuestro cerebro debe recoger e interpretar información que le llega de la vista, el oído interno y la propiocepción, esta última encargada de informar sobre la ubicación espacial del cuerpo, su posición y orientación y la fuerza ejercida por los músculos.

Cuando andamos, las informaciones que recibe el  cerebro van todas en el mismo sentido, no hay contradicciones, dicen la misma cosa: nos estamos moviendo.

Cuando estamos en un coche, a pesar de que el cuerpo está parado en relación al coche, nos encontramos en movimiento. Esto hace que lleguen señales confusas al cerebro, que recibe información  diciendo que el cuerpo está parado y sin hacer esfuerzo (con muslos y tendones relajados) e informaciones diciendo que el cuerpo está en movimiento gracias a la aceleración y las curvas.

Si además fijamos la vista, por ejemplo leyendo, la visión, junto con la propiocepción, dirán al cerebro que estamos parados, mientras que el laberinto, estimulado por las curvas y aceleraciones, enviará señales de movimiento, lo que facilita la aparición de náuseas y mareos.

¿Qué síntomas tiene la cinetosis?

Hay que tener en cuenta que los síntomas no se presentan todos a la vez, sino que van apareciendo de menor a mayor intensidad a medida que avanza el cuadro clínico.

Síntomas prodrómicos: Son una señal de que estamos a punto de marearnos. Se caracterizan por un malestar muy indefinido. En esta etapa se sienten molestias por los olores, se tiene necesidad de aire fresco, ganas de respirar profundo y aparecen los primeros bostezos.

Primeros síntomas del mareo: En esta primera fase se nota un malestar en la zona del estómago. Comienzan las náuseas, se presentan sudores, frialdad unas veces y calor otras, bostezos, boca seca o con excesiva salivación y pesadez de cabeza o cefalea.

Mareo establecido: En esta fase el mareo presenta todos sus síntomas característicos de forma intensa: vómitos, palidez, ojeras, angustia y somnolencia.

¿Hay factores de riesgo para la cinetosis?

Todos somos susceptibles al mareo por movimiento pero hay personas con más predisposición que otras a padecerlo.

En general se marean más las mujeres que los hombres y la frecuencia decrece con la edad. Las embarazadas son más susceptibles, así como personas con trastornos en el oído, migraña y ansiedad.

Hay olores  que en ciertas personas pueden influir para la producción del mareo, entre los que es muy típico el olor a gasolina.

Por último, una velocidad alta, así como cambios de dirección y aceleración bruscos, favorecen la aparición del mareo.

Algunos consejos cuando se va a viajar:

  • No leas durante los viajes, especialmente en automóviles.
  • Buscar siempre un asiento que se encuentre en la mitad del vehículo ya que sufren menos movimiento. En los coches se aconseja sentarse del lado de la ventana.
  • No ir de espaldas a la dirección en la que el vehículo se traslada.
  • Puede ser útil tratar de recostarse, manteniendo la cabeza fija y la mirada en un punto lejano.
  • Evita comer en movimiento.
  • Evita olores fuertes.
  • Evita los lugares cálidos.
  • No fumes.
  • Evita bebidas alcohólicas.
  • Cuando el mareo se produce, es conveniente cerrar los ojos y colocar una almohada pequeña debajo del cuello.

¿Cómo se trata el mareo en movimiento?

Los medicamentos de primera elección para el tratamiento del mareo cinético son los antihistamínicos de primera generación.

En España, están autorizados para esta indicación sin necesidad de prescripción médica el dimenhidrinato (Biodramina©, Cinfamar©, Normostop©) y la meclozina (Chiclida©, Navicalm©).

Si el viaje no es largo, se recomienda preferentemente el empleo de dimenhidrinato, mientras que si es largo, la opción preferente es la meclozina.

Se pueden encontrar en comprimidos, supositorios o chicles, solución oral o jarabe. El dimenhidrinato está contraindicado en menores de 2 años, mientras que la meclozina lo está en menores de 6 años. Ninguna de las dos sustancias esta aconsejada en embarazadas.

Para ejercer un efecto preventivo eficaz, deben administrarse de una a dos horas antes del viaje.

Suelen producir somnolencia. Otros efectos adversos relativamente comunes la sequedad de boca y la visión borrosa. Las personas que tomen este tipo de medicamentos no deben conducir ningún vehículo.

Remedios alternativos

  • Pulsera antimareos (Sea band©, Stop Mareo©). Son brazaletes que tienen un botón rígido, que se coloca tres dedos bajo el pliegue de la muñeca, con la intención de “estimular” un punto concreto de acupuntura, que según la medicina tradicional china, está relacionado con el origen de las náuseas.
  • La raíz del jengibre se utiliza tradicionalmente por sus propiedades antináuseas, la EMA (Agencia Europea del Medicamento) establece su uso para prevenir la cinetosis en adultos, pero no lo recomienda en niños, por falta de datos.

Sagrario Pérez de Agreda Galiano

Farmacéutica

Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real

Please follow and like us: